CRISTINA

Por Bernabé Galan

Entró tímidamente en la consulta, pidiendo permiso. Su mirada se acompañaba de una sonrisa monalisina que denotaba preocupación. Le insistí en que tomara asiento, ya que la experiencia me decía que aquella chica quería contarme algo más que un simple dolor de garganta. No era la primera vez que escenas como aquella nutrían mi práctica profesional.

Cuando nos despedíamos, al terminar la consulta, le entregué las recetas, le alargué la mano y la mantuve estrechada mientras le hablaba mirándole directamente a sus ojos.

-Cristina, te conozco desde hace muchos años y estoy convencido de que tienes otro problema del que no me has hablado. Te quiero decir que me tienes a tu disposición  para lo que necesites y que me puedes llamar en cualquier momento con total libertad y  confianza.

-No, no, don Leandro. No quiero molestarlo más. De verdad que no tengo otro problema. Son cosas mías. Quede usted con Dios.

Salió de la consulta con la cabeza agachada y no cerró la puerta, como hacía siempre manteniendo su mirada y sonriéndome.

Volvió al día siguiente.

-Hola Cristina ¿No estás mejor?

-Sí, don Leandro, si lo estoy, pero es que no he dormido bien esta noche y estoy muy intranquila.

-¿Sospechas a qué es debido? ¿Te ha ocurrido esto antes? ¿Estás preocupada por algo?

Sus respuestas fueron cortantes y evasivas como no queriendo sincerarse. Tras unos minutos en los que se alternaron períodos de silencio, tímidas sonrisas, muecas y miradas comprensivas mostrando sosiego, ocurrió algo que me indujo a cogerle las manos y mirarla a  los ojos que de golpe tomaron un brillo especial y comenzaron a derramar unas lágrimas que corrieron por sus mejillas dejando marcados sendos surcos en el maquillaje que embellecía su cara.

-Creo que estoy embarazada, don Leandro.

-¿Por qué lo crees, Cristina? ¿Te has hecho un test de gestación?

-No, pero sí hice algo hace unas semanas de lo que me arrepiento y avergüenzo.

-¿No será que tienes miedo y eso te impide que te baje la regla y creas que estás encinta?

Se sorprendió por mi pregunta, me reconoció que tenía unos ciclos muy regulares y que llevaba más de una semana de retraso. Pero su preocupación y su angustia las motivaba el hecho de haber sido inducida por un chico que había conocido hace un mes, con quien una noche compartió cama acompañados por el alcohol.

-¿Qué será de mí? ¡Qué vergüenza cuando se enteren mis padres! ¿Qué voy a hacer ahora, si ni siquiera somos novios y apenas nos conocemos?

La consulta se prolongó apareciendo más miedos, sentimientos, pesadumbre, pero también consejos, ánimo, apoyo y ofrecimiento para facilitar la asunción de aquella eventualidad por parte de sus padres.

No volvió a aparecer por la consulta. De vez en cuando, conforme pasaba el tiempo, me preguntaba qué habría sido de ella,  cómo abordaría ante su familia el embarazo no deseado, cómo sería su vida ahora.

II

Claudio vivía en una pensión de Olivares, pueblo cercano a Sevilla donde había ido a vivir después de conseguir trabajo en las obras de la Expo92 que comenzaban a ejecutarse. Lo llamé por teléfono para hablar con él y exponerle el problema que se nos presentaba. La mesonera descolgó el auricular y me saludó amablemente, pero al decirle con quién quería hablar, cambió de tono y refunfuñando se fue a llamarlo a su habitación.  Me pareció oírle decir entre dientes que aún no le había pagado las últimas semanas de estancia.

-Hola Claudio, tenemos que vernos ya que tengo algo importante que contarte.

-¿Qué pasa, quieres repetir lo que hicimos la última noche que nos vimos?

-Te espero esta tarde a las seis en la trasera de la iglesia. Adiós.

Llegó veinte minutos tarde y ello me permitió volver a repasar y poner en orden lo que tenía que decirle. Apareció mostrando una sonrisa libidinosa a modo de saludo.

-Bueno, tía ¿qué es lo que quieres? ¿Para qué me has hecho venir?

-Tengo que decirte algo que no sabes ya que no nos hemos vuelto a ver desde la feria del pueblo.

-Bueno, tú dirás.

-¿Recuerdas lo que hicimos aquel día? O mejor lo que me hiciste.

-¡Como para no recordarlo! Una virgen no se pilla todos los días. ¡Qué! ¿Que no te gustó?

-Me engatusaste aquella noche, me convenciste para que bebiera, a pesar de haberte dicho que no me gustaba el alcohol; me sentó mal y me persuadiste para que fuera a tu pensión a recuperarme y no presentarme en ese estado en el cuartel. Estando en tu habitación, me entró sueño y me tumbé en tu cama. Recuerdo, como en sueños, que me desnudaste y que de repente sentí un dolor intenso que me despertó y vi cómo estabas encima de mí produciéndome más dolor e impidiéndome liberarme de ti.

-¡Qué buen rato! ¿Verdad?

-Buen rato para ti, porque lo único que sentí yo fue dolor y rabia. Pues que sepas que llevo dos semanas de retraso y que yo soy puntualísima con la regla. Me duelen los pechos y de vez en cuando tengo náuseas.

-¿Y qué quieres que haga yo? ¡Pues ve al médico!

-Ya he ido. Me ha hecho la prueba de embarazo y ha salido positiva. Estoy preñada.

-¡Claro, y yo soy el padre! ¿No?

-¿Quién va a ser si no? Era la primera vez que lo hacía y por la experiencia, te juro que no volveré a hacerlo en mucho tiempo.

-Pues yo no quiero saber nada. Así que tú te arreglas como puedas –me dijo con prepotencia.

-No es esa la respuesta que esperaba de ti. Pensaba que la noticia te importaría algo, que al menos te interesarías un poco por mí y por lo que viene de camino.

-Pues eso es lo que hay. Es tu problema.

-Me has demostrado lo que eres y me queda claro que con ese fondo que tienes no se puede construir una familia ni un futuro. Saldré adelante sola. En este momento se termina definitivamente nuestra corta relación. No vuelvas a dirigirme la palabra.

III

Al salir aquella tarde de la clínica donde trabajaba como auxiliar, Cristina estaba decidida a contar a sus padres que estaba embarazada. Cuando llegó a su casa, Gregorio y Elisa estaban tomando el aperitivo, como solían hacer antes de cenar. Dejó las llaves en el taquillón de la entrada, al lado del tricornio, los saludó dando un beso a cada uno y se sentó frente al sofá que ocupaban sus padres.

-Tengo que anunciaros algo importante. Antes de decirme nada debéis saber que os quiero más que a nada ni nadie en este mundo, y que a pesar de que no os va a gustar lo que os voy a contar, os diré que estoy firmemente decidida a seguir adelante y a encarar con firmeza mi futuro.

-¡Esta hija nuestra se nos va de casa, Gregorio!

-Sí mamá, me iré si vosotros me lo pedís.

-Entonces ¿es otra cosa? –contestó Elisa.

A partir de ese momento Cristina agachó la cabeza y comenzó a contarles su circunstancia, ante un silencio absoluto por parte de sus padres, que le escuchaban inmóviles y sin interrumpirla. Tras el relato de aquella mala experiencia, hizo una pequeña pausa, tragó saliva y no pudo terminar su exposición, ya que cuando iba a continuar pidiéndoles perdón por lo que había hecho y por haberlos defraudado, su padre se levantó de repente, se dirigió a ella y la abrazó, mientras Elisa, emocionada, rompía en llanto.

-Hija –comenzó a decirle Gregorio- sabes que soy persona recta y formal y que tu madre y yo te hemos educado como mejor hemos podido pero siempre basándonos en los principios de honradez, decencia, bondad y solidaridad con los más necesitados. Te hemos dado una libertad de la que nunca has abusado. Ni en esta ocasión podemos decir que lo hayas hecho, ya que has sido engañada y forzada por un desalmado que se ha aprovechado de ti, que aunque mayor de edad y responsable de tus actos, irradias pura inocencia. No tienes que preocuparte por nada relacionado con este embarazo. Vamos a estar siempre a tu lado y te vamos a ayudar y apoyar todo en lo que podamos.

IV

Aquel fin de semana Leandro decidió visitar la Expo92, que había sido inaugurada hacía pocas semanas. No tenía guardia y le apetecía tanto a él como a su familia conocer, por fin, lo que había oído de aquella monumental obra de extraordinaria extensión y organización; deseaba visitar pabellones y pasear por sus anchas aceras a los lados de amplias avenidas y extensas zonas verdes y arboledas, con un microclima especial para soportar el calor húmedo del Guadalquivir a su paso por Sevilla.

Dentro del recinto ferial, tras informarse del procedimiento de visitas, comenzaron a recorrer pabellones. Cuando llegó la hora de comer, los niños llevaban un rato reivindicando su necesidad. Así que se dirigieron a pie a uno de los restaurantes cercanos al pabellón por el que comenzarían la visita de la tarde.

Por el camino, le llamó la atención una pareja de jóvenes, embarazada ella, que llevaban de la mano a un niño que jugueteaba con el padre.

-¿No es aquella chica embarazada que viene por ahí la hija de Gregorio, el guardia civil que se fue inesperadamente del pueblo hace cinco años?

-Sí, se parece, pero no creo que sea ella. Estaba soltera cuando dejaron el pueblo. No ha pasado tanto tiempo como para casarse y de tener un hijo de esa edad.

Habían transcurrido unos segundos tras cruzarse ambas familias cuando oyó su nombre y volvió la cabeza.

-¿Don Leandro?

-Sí. ¿Quién eres? –dijo simulando desconocimiento.

Efectivamente el médico había acertado en el comentario que había hecho a su mujer sobre la identidad de la chica. Se saludaron e hicieron las presentaciones oportunas y como todos iban al mismo restaurante, Leandro propuso comer juntos y así ponerse al día.

Cristina apenas tomó bocado. No paraba de hablar. Estaba eufórica con el encuentro. Tenía que contarle a la persona a quien había confiado su secreto y que en su día se había ofrecido a ayudarla, que aquella consulta y sus palabras y gestos durante la misma, le habían servido de mucho para encarar su decisión y su futuro.

Les contó lo agradecida que estaba a sus padres por el sacrificio que habían hecho y por su comprensión. En el nuevo cuartel al que su padre solicitó traslado, lejos de Olivares, fueron muy bien acogidos y se integraron pronto en el pueblo. Cuando nació Salvio se sintió muy arropada por las otras familias del cuartel. Poco a poco fue saliendo a la calle y aumentando su círculo de amistades. Un día apareció Jorge  y desde entonces no cesaron de surgirle buenas nuevas en su vida. Encontró trabajo al año de nacer el niño, se casaron poco después y se fueron a vivir a la casita de soltero de Jorge, donde pensaban permanecer algunos años y posteriormente se construirían otra más amplia. Su padre estaba a punto de jubilarse y tenían previsto quedarse a vivir cerca de su hija para ayudarle a criar a los niños.

Su marido había reconocido legalmente a Salvio y le dio sus apellidos. Intentaron darle una hermanita, pero en la última revisión el ecógrafo descubrió que era otro varón, al que le pondrán de nombre Álvaro.

Continuaron hablando sin preocuparse por el tiempo hasta que un camarero les indicó que ya era tarde y tenían que recoger las mesas para dejarlas preparadas para las cenas.

Se despidieron con la promesa de volverse a ver y Cristina regresaría con toda la familia a Olivares a enseñar a Salvio el pueblo donde fue concebido.

RELATO DEL TALLER DE:
Taller de Escritura Creativa

Deja una respuesta

Descubre nuestros talleres

Taller de Escritura Creativa

85 horas
Inicio: 30/06/2022

Taller de Escritura Creativa Superior

95 horas
Inicio: 30/06/2022

Taller de Autobiografía

85 horas
Inicio: 30/06/2022

Taller de Poesía

85 horas
Inicio: 30/06/2022

Taller de Literatura Infantil y Juvenil

85 horas
Inicio: 30/06/2022

Taller de Guion para Cine y Televisión

85 horas
Inicio: 30/06/2022